número de teléfono fijo

El número de teléfono, sobre todo para una empresa o de un profesional, sigue siendo una de sus principales señas de identidad. Sin embargo, la mayoría se encuentra que al final obtienen una serie de cifras aleatorias y sin personalidad. ¿Se puede buscar un número de teléfono y elegir el que más nos gusta? La respuesta es sí, pero veamos qué opciones hay.

Antes de seguir, tenemos que decir que cuando activamos una línea con un operador en España no es posible elegir el número que nos asignan. El sistema nos da uno aleatorio, en el caso de los fijos con el prefijo de la región en la que lo domiciliamos y nos guste o no, es el que nos vamos a quedar. Ahora bien, hecha la ley, hecha la trampa.

Números Gold, una forma (cara y a veces poco segura) de tener un número concreto

Y es que siempre que alguien quiere algo, hay otro que lo vende. Con los números de teléfono no iba a ser menos y se ha generado desde hace años un mercado negro, aunque no es ilegal, en los que los productos son números de teléfono. El valor aumenta según su rareza y sobre todo, si sus cifras se repiten una y otra vez. Portales como MilAnuncios o foros como GSMSpain y HTCManía tienen numerosos usuarios que los venden por cifras que alcanzan, en ocasiones, varios miles de euros.

Para hacernos con un numero “dorado”, el proceso empieza por pagar lo que nos pide el que lo vende, pero luego la cosa se complica un poco. El que tiene en su poder el número tiene que hacer un cambio de titular para, posteriormente, realizar una portabilidad de dicho número, ya que la mayoría de los operadores no permite hacer estos dos procesos al mismo tiempo.

Por otra parte, no deja de ser un tema que conlleva su riesgo. Si bien hay ofertas legítimas, al tratarse de un producto “virtual” la picaresca también aparece y no sería ni el primer ni el último caso que tras hacer la transferencia del pago, el comprador se queda esperando un intercambio que no llegará nunca.

Cómo buscar un número de teléfono de una ciudad concreta

Otra opción, mucho más segura y barata, es tener un número de teléfono que, al menos, sea de la ciudad en la que nuestra empresa va a dar servicio – y no necesariamente donde tiene la oficina. Tener un número que a simple vista sea reconocible por los usuarios como “de aquí” es más fácil de recordar. Si estamos en Madrid, por ejemplo, pero nuestro radio de acción llega a zonas como Toledo, transmitir con un número de teléfono de una u otra localidad que estamos presente en ella es algo que da una mejor imagen a la empresa.

A diferencia de los números gold, hay una palabra mágica que nos permite tener un número de una ciudad concreta y, además, que esto no signifique tener que dar de alta dos líneas: números virtuales. Estos, a diferencia de los primeros, pueden ir canalizados por una centralita virtual para recibirlos en la empresa como si fueran uno solo y atender las llamadas en cualquier lugar del mundo y desde cualquier dispositivo. El coste, por otra parte, es netamente inferior a los “gold”. Los números virtuales se pueden comprar, por poner de ejemplo el caso de Zadarma, con una cuota de conexión gratuita y un coste mensual de 1,8 euros – y para los que os interese, aquí está la lista de números de teléfonos de ciudades de España disponibles.

Es cierto que la numeración que obtenemos no es “a la carta” más allá de las dos o tres cifras del prefijo geográfico, pero a cambio nos permitirán dar un numero de teléfono fijo para la empresa que aporta cercanía a los clientes que vamos a tener en una u otra ciudad.