Grabar llamadas

Sobre todo a nivel de empresas, pero también en el ámbito particular, cada vez hacemos más transacciones y contactos por teléfono. A diferencia de los mensajes o los correos electrónicos, de lo que se ha dicho en una llamada no tenemos prueba si no lo registramos. Es por lo que a continuación vamos a ver cómo podemos grabar una llamada y todos los condicionantes para hacerlo de manera legal.

Cómo indicamos al comienzo, la utilidad de contar con una grabadora de llamadas puede ser interesante tanto para una empresa como para un particular. Del lado de la empresa permite llevar un registro y control de los contactos telefónicos con los clientes además de que es la llave que nos permitirá, según la legislación vigente, cerrar contratos mediante el teléfono. Por parte de los usuarios, es un documento que nos permitirá, por ejemplo, en el caso de tener un problema o reclamación, aportar una prueba al proceso, además de otros muchos usos.

¿Es legal hacer y guardar la grabación de una llamada?

Aunque la legislación es diferente en cada país, si nos ceñimos al caso de España, la principal norma que rige las comunicaciones es el Artículo 18.3 de la Constitución Española en el que se detalla: “se garantiza el secreto de las comunicaciones y, en especial, de las postales, telegráficas y telefónicas, salvo resolución judicial.”

Visto así, podríamos pensar que esta prohibido la grabación de una llamada, pero el matiz lo añade la sentencia del 29 de noviembre de 1984 (STC11/1984) del Tribunal Constitucional: “Quien graba una conversación de otros atenta, independientemente de toda otra consideración, al derecho reconocido en el art. 18.3 CE; por el contrario, quien graba una conversación con otro no incurre, por este solo hecho, en conducta contraria al precepto constitucional citado.”

Simplificándolo para no perdernos en tanto texto legal: si tú eres parte de la conversación, ya seas un sujeto particular o una empresa, es legal grabar la llamada incluso si no se le avisa al otro participante – aunque a nivel de imagen de empresa, no cuesta nada avisar de ello y, además, es algo habitual – y si esta grabación no se hace pública.

Cómo se puede grabar gratis una llamada: aplicaciones para Android y iPhone

Actualmente, registrar el audio de una comunicación telefónica desde un teléfono móvil es tremendamente sencillo, ya sea que nos llegue de manera tradicional o si queremos grabar una llamada de WhatsApp, Skype o de otro servicio de VoIP.

Ahora bien, si tenemos un Android será mucho más fácil encontrar una aplicación que haga las veces de grabadora de llamadas que si tenemos un iPhone. En el sistema operativo de Google basta instalar alguna de las decenas de aplicaciones que hay para para grabar llamadas y guardarlas en archivos sonoros en el propio terminal.

Algunas que podemos recomendar – y sí, los nombres no son muy originales - para Android serían:

  • Call Recorder de Applicato
  • Grabación de llamada ACR
  • Grabadora de llamadas Cube
  • Grabadora de llamadas CRYOK SIA

Si tenemos un iPhone, la cosa se complica un poco porque hay que usar servicios de terceros de voz sobre IP que hagan de “contestador” y que sean los que registren y guarden la llamada. Si vivimos en EE.UU., la aplicación de Google Voice nos puede servir para esta tarea pero fuera, tenemos que recurrir a servicios de terceros, y de pago, como TapeACall, Burovoz o IntCall.

¿Son útiles estas apps de grabadora de llamadas si soy una empresa?

Todo lo que hemos señalado hasta ahora es útil si somos un usuario o si grabamos puntualmente una llamada. En el caso de una empresa que necesite un sistema diario y constante de grabación de llamadas, cualquiera de estos servicios o aplicaciones antes mencionados se va a quedar tremendamente corto y, además, es probable que no sea ni rentable ni práctico utilizarlos.

En el caso de una empresa, la mejor opción para grabar las llamadas que recibimos de manera sistemática y gestionarlas de manera adecuada es utilizar una centralita virtual. Entre las funciones que tiene este producto están la de añadir un menú de voz, enrutado de llamadas, contestador automático y, como no, la grabación de las llamadas además de dar estadísticas de las mismas.

Con una centralita virtual se puede hacer, por ejemplo, una locución personalizada para avisar de que estamos grabando las llamadas, sería posible desviarlas al operador adecuado, esté donde esté situado y en el dispositivo en el que se encuentre, y además, no es necesario contar con un dispositivo físico en la oficina para almacenarlas dado que se guardan en la nube de manera segura y se puede acceder a ellas sin problemas y en cualquier momento.